Guatemala International Jazz Festival

Flying into Guatemala City, Guatemala

From Idaho, it was straight South to Guatemala with the Blues Band.  This time, for the first time with Charenee Wade, vocal and Ben Stapp, tuba, along with LaFrae Sci, drums and yours truly at the piano and hollering.  Man, what a gas.  The first night we opened the festival with a concert on the central square of Guatemala City plaza.  We were the first concert on the plaza ever, a great honor indeed.  There was such a warm feeling in the audience.  And this continued throughout the week in concerts and workshops in Antigua and Santa Catarina Pinula.  What an amazing journey.  Thanks to our unbelievable head of security/road manager and crowd rouser-Yuval.  Thanks also to the great organizers of the festival Thelma Castillo and Ana Sylvia Ramirez of Instituto Guatemala American (IGA).  Also hats off to Todd Robinson of the U.S. Embassy and the Department of State for supporting our tour!

On the last night, we sang our theme song, I Feel So Glad, in Spanish and English with all the children and the Mayor of the town.

“Me ciento feliz, las problemas nunca mas.”

Thanks to my Spanish tutor-the towering, inspiring and clear Gabriella Ruiz-Andrews.

Por que necesitamos el blues by Eli Yamin (from liner notes to “I Feel So Glad” the Eli Yamin Blues Band, RELEASE DATE APRIL 1, 2011

Translated by Gabriella Ruiz-Andrews

Viajamos a Chile y visitamos tres de las ciudades más afectadas por el terremoto devastador de 2010. Ahí vimos a la gente traumatizada pero fuerte, triste pero con ánimo de recuperarse. Fuimos a Brasil y vimos a algunos de los habitantes más pobres y con los rostros más brillantes. Todos totalmente inmersos en la música.

Vemos a nuestro país, los Estados Unidos; tenemos de las peores escuelas y también de las mejores; somos de los más abiertos y también de los más cerrados ante las diferencias. Hay tanto liderazgo y tan limitada cooperación.

¿Cómo podemos llegar a entendernos y aprender a trabajar juntos?

¿Cómo podemos apoyarnos unos a otros en los tiempos difíciles?

Yo, no he encontrado mejor manera que el blues.

Surgido en la hora más obscura del sufrimiento humano, es ahora bienvenido en todo el mundo.

¿Por qué el blues es universalmente apreciado?

Porque lo necesitamos.

El blues es música laica sagrada y sana el alma, creamos en la religión o no. Nos ayuda a tratarnos los unos a los otros como hermanos. LaFrae Sci afirma “el shuffle es el latido del corazón del blues”, Kate McGarry canta “The blues is a Healing song” (El blues es una canción sanadora), y Bob Stewart predica con su corno.

El público de todas las edades alrededor el mundo canta con nosotros y genera una fuerza vital imparable, vigorizante y eterna. El blues nos hace darnos cuenta de nuestra humanidad compartida.  Escuchemos su mensaje y compartámoslo con cada respiración.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *